Cuentacuentos mundiales en Asturias

Se nos llamó a un par de localidades asturianas y allí que fuimos con todos nuestros cacharros: sombreros vietnamitas-chinos, mazas-hachas, marionetas, guitarra, y un largo etcétera para contar cuentos de los cinco continentes.

Primero, estuvimos en el centro cultural de Vibaño, una localidad pequeñita y muy bella. Allí vinieron a vernos unos cuantos hermanos y hermanas, y hasta una señora que se saltó la clase de costura para escuchar nuestros cuentos. Nos lo pasamos muy bien aun a riesgo de perder el cuello con nuestra maza-hacha, pues los niños de Vibaño están bien nutridos y muy fuertes. Además contamos con un tertuliano experto en dinosaurios en primera fila, y eso, no se tiene todos los días.

 

Después fue el turno del centro cívico de Riego, un edificio que aglutina colegio, biblioteca y centro cívico además de estar muy chulo. El bibliotecario, Samu,  nos habló del extraño misterio de los carteles robados, que os recomendamos que el mismo os narre cualquier noche de luna llena. Pero volviendo a lo que nos ocupa, nos lo pasamos muy bien. vinieron familias, niños, niñas y, ojo, ¡adolescentes! ¡y cómo participaban! Allí pasó de todo; apareció un invento para mandar a la cárcel a muñecos sin crimenes aparentes, tuvimos adolescentes gusano-crisalida-mariposas, niños y niñas saladísimos...En definitiva, estuvo divertidismo.

Espero que os acordéis de nosotras, tanto como nosotras nos acordamos de vuestras risas con la aparición del cuarto hermano chino: Yang Churrasco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *